Vivir sin dinero

Jueves 14/06/2012, por Vida Sencilla (577 artículos)

¿Se puede vivir sin dinero? Raphael Fellmer y Nieves Palmer llevan dos años y medio en huelga de dinero. Y siguen en pie.

La mayoría de las personas piensa que es imposible vivir sin dinero y dedica la mayoría de su energía a conseguirlo. Pero Fellmer, alemán de 28 años, su mujer, la española Nieves Palmer, de 26, y el hijo de ambos viven sin un duro, alimentándose exclusivamente de productos “rescatados” que la sociedad alemana desecha.

Collage: unas manos recogen un dinero que parece ser entregado por Dios

La creación del dinero, por Heart Industry

Fellmer habla esta tarde en Madrid (y más adelante en otras ciudades españolas) de los motivos que le llevaron a no usar ni aceptar dinero.

Uno de los más poderosos es llamar la atención sobre la ingente cantidad de alimentos y otros bienes que se descartan cuando todavía se pueden consumir. Se calcula que, como media, cada alemán tira a la basura 100 kilos de comida por año.

No hace falta ser tan drástico. Pero el ejemplo de esta pareja es bueno para cuestionarse el papel que el dinero –y sus contrapartidas– juega en nuestra vida.

Cuándo: 21:00, jueves 14 de junio en El campo de la cebada.

Para saber más:


3 comentarios a “Vivir sin dinero”

Subir
  1. ale lopez dice:

    Agradecería me hicieran llegar artículos, me gusta leer y si puedo, ofrezco artículos variados a cambio.

  2. Anónimo dice:

    [...] [...]

  3. ROSA ELVIRA dice:

    La verdad, muy simpático y un confort para el alma, lo bonito que debe se ser vivir sin dinero me pongo en la filas, un cáncer me enseño a odiar el dinero por lo tanto veo que hay esperanzas, sin el. una lluvia de bendiciones.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 3

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.