Vidas Hipotecadas

Jueves 4/04/2013, por Vida Sencilla (577 artículos)

El libro gratuito “Vidas hipotecadas: de la burbuja inmobiliaria al derecho a la vivienda”, de Ada Colau y Adrià Alemany, dos conocidos activistas por el derecho a una vivienda digna, explora los antecedentes y las posibles soluciones a la crisis inmobiliaria.

Nos enfrentamos a “una trama mafiosa que se ha construido a golpe de decisiones y de actuaciones normativas muy concretas que ha contado con el respaldo explícito de administraciones de diferente color político, de tribunales y de los propios partidos políticos”, señalan los autores. En este libro aseguran que los grandes deudores en España no son las familias, en contra de lo que popularmente se cree, y abogan por la dación en pago como una fórmula posible y justa.

Portada de Vidas Hipotecadas

El libro se compone de tres grandes capítulos: cómo hemos llegado hasta aquí; el ADN de la burbuja inmobiliaria; la PAH (Plataforma de Afectados por la Hipoteca): una respuesta social y colectiva a la crisis y, en tercer lugar, aspectos legales, consejos y recursos.

“Lo que pone en peligro la solvencia de los bancos y las cajas españoles no es tanto la deuda hipotecaria de las familias, como la sobreoferta de activos inmobiliarios que se acumulan en los balances procedentes de la quiebra de centenares de empresas del sector inmobiliario. Urbanizaciones fantasma, promociones sin terminar y solares por construir imposibles de colocar en el mercado que han sufrido una depreciación infinitamente superior que las viviendas de las familias y que representan una sangría insalvable para la banca”.

Descarga el libro en formato pdf.


Este artículo todavía no tiene comentarios.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.