Vaya panorama

Jueves 16/12/2010, por Alejandro M. Masedo (27 artículos)

Llega la Navidad. Cada año se hace más obligatorio rebosar de alegría y optimismo. Tanta que embotan y empachan a cualquiera. Por eso, como un bicarbonato preventivo, me administro las siguientes reflexiones.

En el libro El gran diseño –recientemente publicado– sus autores, Stephen Hawking y Leonard Mlodinow, nos dicen cosas que nos atañen muy directamente. Según una teoría por la que ellos parecen apostar, la llamada “teoría M”, habría 10500 (¡más que una billonada!) universos, uno de los cuales sería el nuestro.

Una imagen de algún lugar del Universo

Con tantos universos paralelos uno se marea. No es tan improbable que usted, honrado lector o lectora, en uno de esos universos, esté asaltando un banco. O yo, ¡Dios me libre!, dándome un banquete a base de cordero asado y pescado de medida insuficiente horriblemente ilícito.

También afirman, Hawking y Mlodinow, que antes del Big Bang no había nada. Sí, he escrito nada. Es decir que lo existente, con usted y yo incluidos, surgió de la nada. Por supuesto, esta teoría se apoya en la formulación correspondiente, por fortuna excluida del libro.

Esto me trae a la memoria que, en los años setenta, siendo yo bastante aficionado a las novelas de ciencia ficción, leí Infierno, de Fred Hoyle (escrita en colaboración con su hijo).

Este Fred Hoyle es un personaje sugestivo: astrofísico inglés eminente, tuvo tiempo de escribir obras de ciencia ficción cuanto menos interesantes. En Infierno elucubraba sobre el supuesto de un fenómeno muy inquietante en el seno de nuestra galaxia y proponía que estaba surgiendo materia (átomos) del vacío. Increíble, ¿no? Pero era una novela, engarzada con la verosimilitud propia de los buenos escritores de ciencia ficción. Lo bueno es que algunos años después me informé, no sé dónde, de que entre algunos científicos destacados se estaba tomando en serio la idea de Hoyle. Y ahora, en Diseño inteligente, se dice a todo el que lo quiera leer, que de la nada puede surgir algo, que no es puro disparate.

Así que, ¿quién somos realmente? ¿El del universo nº 325, o el 34.902?

Y, por supuesto, si nuestro origen es la nada, no va a ser mejor nuestro fin. De la nada a la nada. En medio, ¿qué somos? Que cada uno se conteste como pueda.

Y, si todavía les quedan ganas, ¡felices fiestas!


2 comentarios a “Vaya panorama”

Subir
  1. José María dice:

    Lo importante es tener en cuenta que no hay una sola y única realidad. Lo que vemos, lo que nos llega por los sentidos, es una pequeña parte. Hay que abrir la mente mucho, mucho más a lo incomprensible e inconmensurable…

    Un saludo, J.M.

  2. Natalia Martín Cantero dice:

    ¿La nada? Estos científicos tendrían que escuchar al Dalai Lama. Bueno, quizá ya lo hayan hecho, pero en otro universo… felices fiestas!!


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 2
Alejandro M. Masedo
Alejandro M. Masedo
Profesor jubilado

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.