Un mar de espinas

Viernes 26/10/2012, por Vida Sencilla (577 artículos)

Las últimas normativas se lo ponen fácil a las empresas poco escrupulosas que están devastando los mares.

El Parlamento Europeo acaba de lanzar una ley que permitirá que las latas de conserva de pescado que consumimos no cuenten con información sobre su origen. Si desconocemos cuándo, dónde y por quién es capturado el pescado, ponemos las cosas más fáciles a las empresas poco escrupulosas que están devastando los mares.

Lata de atún claro, ...

Atún Alakrana, por Certo Xornal

Lo que comemos aquí a veces se le ha quitado de la boca, prácticamente, a gentes que no pueden defender sus recursos naturales.

La presión de nuestro consumo hace que continúe el expolio de las aguas africanas. Nuestras aguas ya no pueden suministrar la materia prima, así que hay que obtenerla fuera, al precio que sea. Y para maximizar el beneficio y ahorrar costes, los piratas de la pesca tienen pocos reparos en usar trabajo infantil o en obligar a las tripulaciones a vivir en condiciones miserables y a veces brutales.

Más información en Diagonal Web.


Este artículo todavía no tiene comentarios.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.