No es más feliz el que más sol tiene, sino el que menos necesita

Martes 29/03/2011, por Daniel Civantos

Este lunes 21 de marzo, a las 00.21 horas, ha comenzado oficialmente la primavera. Y con ella nos preparamos para recibir los rayos de sol que sanan tanto cuerpo como espíritu.

Está demostrado que los cambios de la luz solar durante el año modifican los niveles de algunas sustancias cerebrales que influyen en los trastornos afectivos estacionales. Pero sigue sin demostrarse la interrelación entre las horas de exposición solar y la “felicidad de los habitantes de un país”. Por más que las regiones que rodean el ecuador, las que más sol reciben, clamen que allí (donde el trópico se hace canícula constante) es donde la gente luce más contenta.

Fragmento de la ilustración Sunshine and happiness

Una fragmento de la infografía Sunshine and happiness

Sunshine and happiness es una infografía creada por el diseñador gráfico británico Leigh Riley que recopila una serie de datos sobre la felicidad y la luz solar para, precisamente, arrojar una nueva mirada sobre la idea errónea de que ambos aspectos están íntimamente vinculados.

Los datos se correlacionan por tres variables: el promedio de horas de sol de cada país, la esperanza de vida y la satisfacción vital medida por la llamada “base de datos mundial de la felicidad”.

El gráfico tira por tierra la creencia de que un país es más feliz cuantas más horas de sol tiene, acallando también a muchos dirigentes que abogan por suprimir los cambios de hora estacionales “para tener siempre una hora más de sol” y aumentar la satisfacción de sus ciudadanos.

‘Sol y felicidad’ también muestra los resultados de dos grandes encuestas hechas sobre los efectos saludables de la luz solar, e incluye otros datos de interés, como el “índice de felicidad” creado por Facebook sobre la base de los mensajes de estado. También utiliza índices de satisfacción aportado por la central de viajes Thomas Cook (que es la que paga) sobre los distintos países a los que manda a sus clientes.

Según el gráfico, la luz del sol no parece óbice para que estados como Canadá o los países nórdicos (no muy sobrados de ella) se alcen con los mejores porcentajes de felicidad.

España también se aúpa con un lugar a la sombra de los grandes, lo que supera con creces el puesto número 46 que nos otorgó a principios de año la revista Forbes, cuando elaboró su lista de la felicidad en función de una fórmula matemática y los datos la Encuesta Mundial de Gallup, que entrevistó a miles de participantes en 155 países entre 2005 y 2009 con el fin de medir su grado de bienestar.

En esa lista de Forbes también aparecían como los cinco países “más felices del mundo” algunos de los países más oscuros a priori (A saber: 1. Noruega, 2. Dinamarca, 3. Finlandia. 4. Australia y 5. Nueva Zelanda) lo que no hace sino confirmar que el sol que da la felicidad es al fin y al cabo como un pastel; cuando lo tienes lo saboreas, y cuando no, sólo con olerlo basta.

Este artículo se publicó originalmente en Cooking Ideas el 21 de marzo de 2011.

Este artículo todavía no tiene comentarios.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.