Las 10 peores prácticas de la industria farmacéutica

Viernes 19/04/2013, por Vida Sencilla (577 artículos)

El 90 por ciento de los ensayos clínicos publicados están patrocinados por la industria farmacéutica, según denuncia el divulgador británico Ben Goldacre en su libro “Mala farma”.

Este es el principal motivo por el que todo el sistema de ensayos clínicos está alterado, según Goldacre, y por el que se producen el resto de problemas.

Portada de Mala farma, de Ben Goldacre

Entre estos problemas se encuentran:

Los resultados negativos se ocultan sistemáticamente a la sociedad

“Estamos viendo los resultados positivos y perdiéndonos los negativos”, escribe Goldacre. “Deberíamos comenzar un registro de todos los ensayos clínicos, pedir a la gente que registre su estudio antes de comenzar e insistir en que publiquen sus resultados al final”. En muchos casos, denuncia el autor de “Mala Farma”, las farmacéuticas se reservan el derecho de interrumpir un ensayo y si ven que no da el resultado esperado, lo detienen. Asimismo, obligan a los científicos que participan en estos estudios a mantener en secreto los resultados. Y esta práctica tiene de vez en cuando consecuencias dramáticas. 

Las farmacéuticas manipulan o maquillan los resultados de los ensayos

En muchas ocasiones los propios ensayos están mal diseñados: se toma una muestra demasiado pequeña, por ejemplo, se alteran los resultados o se comparan con productos que no son beneficiosos para la salud. Goldacre enumera multitud de pequeñas trampas que se realizan de forma cotidiana para poner un medicamento en el mercado, como elegir los efectos de la sustancia en un subgrupo cuando no se han obtenido los resultados esperados en el grupo que se buscaba al comienzo.

Los resultados no son replicables

Lo más preocupante para Goldacre es que en muchas ocasiones, no se puede replicar el resultado de los estudios que se publican. “En el año 2012″, escribe Goldacre, “un grupo de investigadores informó en la revista Nature de su intento de replicar 53 estudios para el tratamiento temprano del cáncer: 47 de los 53 no pudieron ser replicados”.

Se producen conflictos de intereses

Muchos de los representantes de los pacientes pertenecen a organizaciones financiadas generosamente por las farmacéuticas. Algunos de los directivos de las agencias reguladoras terminan trabajando para las grandes farmacéuticas en una relación bastante oscura.

La industria distorsiona las creencias de los médicos y sustituyen las pruebas por marketing. Las farmacéuticas, denuncia Goldacre, se gastan cada año miles de millones para cambiar las decisiones que toman los médicos a la hora de recetar un tratamiento. De hecho, las empresas gastan el doble en marketing y publicidad que en investigación y desarrollo, una distorsión que pagamos en el precio de las medicinas. Las tácticas van desde la conocida influencia de los visitadores médicos (con las invitaciones a viajes, congresos y lujosos hoteles) a técnicas más sibilinas como la publicación de ensayos clínicos cuyo único objetivo es dar a conocer el producto entre muchos médicos que participan en el proceso. Muchas de las asociaciones de pacientes que negocian en las instituciones para pedir regulaciones reciben generosas subvenciones de determinadas empresas farmacéuticas.

El artículo completo: Las 10 peores prácticas de la industria farmacéutica


2 comentarios a “Las 10 peores prácticas de la industria farmacéutica”

Subir
  1. Belén dice:

    Hola. Suelo estar de acuerdo con todos vuestros artículos, pero este libro parece que saca de contesto la información de los ensayos clínicos. Los ensayos clínicos son imprescindibles para que las autoridades sanitarias aprueben los nuevos fármacos, de modo que no es algo inventado por las farmacéuticas, sino impuesto por la ley (algo necesario para que no se vulneren los derechos de los pacientes y voluntarios, como se hacía hace décadas). Lo que sí que puede ser más o menos fiable es el modo de tratar los resultados de los ensayos, aunque hay que tener en cuenta que analizar y manipular resultados de miles de pacientes es bastante difícil.
    Lo de que no son reproducible tampoco es cierto, ya que es obligatorio, por ley, tener varios ensayos, en varios países y con muchas variantes, que corroboren los resultados. No vale un ensayo en 10 personas. La mayoría de las veces se estudian varios miles de casos en todo el mundo.
    Respecto a las poblaciones desfavorecidas, eso se hacía en los años 70, abusando de los más frágiles. Si hoy en día se hace, no se aceptan los resultados. En España solo participan Hospitales acreditados y conocidos por todos, no cualquier médico en su consulta. Y solo se ofrece a los pacientes que tienen en las consultas, no se buscan por la calle.
    Respecto a los medicamentos para niños, se hacen ensayos en niños justamente para poder dar una dosis apropiada de los fármacos según la edad, y otros factores, no ajustando por peso como en adultos. Y estos ensayos están mucho más vigilidos si cabe que los de los adultos. En España, por ejemplo, cada paciente infantil que participa, debe notificarse al Ministerio Fiscal, qeu lleva un registro nacional.

    Todo esto solo es una pequeña parte de lo que se podría decir de los ensayos clínicos, porque siempre es bueno tener otro punto de vista. Creo que no se debería demonizar directamente algo que tiene una legislación muy cerrada, y cuyos frutos (aparte de monetarios, por supuesto) hace que a estas alturas del siglo se puedan tratar y curar más del 80 % de las personas con ciertos cánceres, y otras enfermedades que hace 40 años eran directamente mortales, sin opciones.

    Lo que se haga con los resultados, es como todo en la vida: cada uno es responsable de sus actos. Lo mismo pueden hacer las farmacéuticas que un médico que haga la investigación por su cuenta. Como sucede con muchos artículos científicos, manipulados y falseados, o con la economía o la política.

  2. Vida Sencilla dice:

    Nos parece un artículo interesante sobre una industria cuyas prácticas a menudo se ponen en entredicho, por eso lo recomendamos (es un fragmento del original, que enlazamos, que a su vez es un resumen de un libro). Gracias por tu aportación, los lectores interesados harán bien en acudir a diferentes fuentes para obtener una visión lo más cercana posible a la realidad en un asunto tan complejo. Un saludo,
    Vida Sencilla


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 2

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.