La partida la gana el tiempo

Martes 15/03/2011, por Natalia Martín Cantero (54 artículos)

“El tiempo se me escapa entre las manos, como si fuese arena”, se queja un colega que se dedica a tiempo completo a esto de escribir para Internet. El periodismo, claro, siempre ha sido un asunto efímero. Vales lo que tu última historia publicada, me han dicho en más de una ocasión. Pero antes tu artículo duraba un día, con suerte hasta una semana; ahora madura y muere en nanosegundos, lo que tarda en que otro lo pise. Desde que el mundo se puede contar en 140 caracteres todo se ha vuelto todavía más vertiginoso.

He aquí una composición musical diseñada para durar mil años. Sonará hasta el final de 2999. Y en ese momento, si es que los humanos hemos dejado títere con cabeza para entonces, habrá completado su ciclo y volverá a comenzar de nuevo. Longplayer, como se llama esta iniciativa, se puede escuchar en el faro del puerto Trinity Buoy, en Londres, desde donde lleva sonando desde 1999. Y, globalmente, en streaming por Internet.

El agua en calma se retira de la playa. Al fondo, montañas nevadas

El tiempo desaparece, por Travis Miller

Esta música reproduce el sonido de los cuencos tibetanos, con resonancias armónicamente muy ricas y fáciles de reproducir, y una cualidad que es al mismo tiempo física y etérea, como caminar entre algodones.

El proyecto nació de una preocupación conceptual con la representación y la comprensión de la fluidez y la expansión del tiempo. Tiene la forma de una composición musical, pero también puede interpretarse como un proceso vivo de 1.000 años, una forma de vida artificial diseñada para sobrevivir todo este tiempo.

“Al hacer el tiempo tangible, el continuo de Longplayer ayuda a reducir el vertiginoso miedo al infinito y, de alguna manera, endulza el pensamiento de nuestra mortalidad“, dice el creador del proyecto. “La música puede verse como un faro que indica el camino, una estrategia de supervivencia de las especies en una cultura de cambios rápidos”.

Y a todo esto, ¿cómo suena? Llevamos un par de horas escuchándolo (un 0,00002 de su duración total, si no me equivoco con las cuentas) y mi marido ya está haciendo las maletas.


Este artículo todavía no tiene comentarios.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+
Natalia Martín Cantero
Natalia Martín Cantero
Directora de contenidos

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.