¡Indignaos!

Jueves 17/03/2011, por Vida Sencilla (577 artículos)

El derecho a la indignación es lo que defiende el héroe de la resistencia francesa de 93 años Stéphane Hessel en su ya popular libro de apenas 30 páginas “¡Indignaos!” (Indignez Vous!). Si todavía no lo conoces, sigue leyendo. La indignación, indica Hessel, es la pólvora de toda explosión social.

No indignarse de cualquier forma, no; Hessel pide a la gente que se indigne con educación, con principios, sin violencia, pero que se indigne.

Portada de ¡Indignaos!, de Stéphane Hessel

“Hessel ha sabido capturar con pocas palabras lo que tantos ciudadanos golpeados por la crisis y por las medidas de regresión social sienten en el fondo de sí mismos. Ese sentimiento de que les están arrebatando sus derechos, esos anhelos punzantes de desobedecer, esos deseos de gritar hasta perder el aliento, esas ganas, en fin, de protestar sin saber cómo”, señala Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique.

Dirigiéndose a sus lectores, les recomienda: “Deseo que halléis un motivo de indignación. Eso no tiene precio. Porque cuando algo nos indigna, nos convertimos en militantes, nos sentimos comprometidos y entonces nuestra fuerza es irresistible”.

Los motivos de indignación no escasean: “En este mundo, dice Hessel, hay cosas insoportables”. En primerísimo lugar: la naturaleza del sistema económico responsable de la actual crisis devastadora. “La dictadura internacional de los mercados internacionales” constituye además, según él, “una amenaza para la paz y la democracia”. “Nunca, afirma, el poder del dinero fue tan inmenso, tan insolente y tan egoísta, y nunca los fieles servidores de Don Dinero se situaron tan alto en las máximas esferas del Estado”.

Ediciones Destino ha publicado el libro prologado por José Luis Sampedro, que comparte con Hessel la edad, su amor por la libertad y la rebeldía contra los poderes establecidos.

Más información y descarga:


5 comentarios a “¡Indignaos!”

Subir
  1. Raul Ibañez Martinez dice:

    A LOS ERUDITOS:
    A los puristas, a los de la Real Academia de la Lengua, a los bandarras – perdón -, a los bandidos -otra vez perdón -, quiero decir a los banqueros, tengo el deber de aclararles que “ORGÍA” se escribe sin hache.
    Se escriben con “h” – las palabras que empiezan por “hum”+vocal. Ej: Humano, humo…
    Se escriben con “h” – las palabras que empiezan por “ue”, “ ui “, “ ia “, “ ie “ y sus derivados…
    En el comentario que envié titulado” HABLAR DE DIOS “ e ” INDIGNAOS “, escribí orgía con “h”, no en todos los casos, les explico: Me refería a un tipo de orgía que por su propia especificidad hacía necesario el uso de la “h”, a la horgía hipotecaria – permítanme la licencia a futuro de seguir usando la “h” cuando me refiera a la horgía que practica la banca, en connivencia con el gobierno, refocilándose, cual piara, en el cieno de las pocilgas al aplicar la Normativa Hipotecaria -. Resumiendo: Horgía = Orgía hipotecara.
    Ver: Y Raúl cogió la pancarta..Diario de burgos digital.l

  2. Raul Ibañez Martinez dice:

    NO SAQUEIS LOS PIES DEL TIESTO
    Os lo dice vuestra madre, no seáis orgullosos, no seáis rebeldes, sed humildes como los corderos. Haced caso a su experiencia avalada por dos mil años largos, llenos de avatares. El mundo es astuto como las serpientes y puede prenderos en sus redes, como a tantos..
    Confiad en vuestra madre, abandonaos confiados en sus brazos, no tenéis edad todavía, ni la madurez precisa para saber lo que os conviene, de eso se ocupa vuestra madre.
    Ved como acabaron vuestro hermanos Tomás Moro – luego santo -, Romero, Ellacuría , Juan Ramón Moreno, Amando López, Segundo Montes, Ignacio Martín Baró, Joaquín López y López …, si le hubieran hecho caso a su madre no les habría pasado lo que les pasó.
    Vuestra madre os ama, aunque a veces tenga que regañaros y mandar callar, por vuestro propio bien, como a vuestros hermanos Jon Sobrino, José Antonio Pagola, Juan Masiá, Robert Haight, Jacques Dupuis, Charles Curran, Bernhard Häring, Edward Schillebeeckx, Teresa Berger ,Joan Chittister….
    Vuestra madre sufre cuando se ve obligada invitar a alguno de sus hijos a abandonar la casa como a Hans Küng , Leonardo Woff – “La humildad es una virtud, la humillación un pecado “-, Lavinia Byrne, Tissa Balasuriya, José María Diez Alegría, Benjamín Forcano, José María Castillo, Juan Antonio Estrada. No puede consentir que cundan los malos ejemplos.
    Si mis hijos, a los que he tenido que regañar y dar un tirón de orejas y aquellos a los que he invitado a salir de casa, no se corrigen acabarán como los primeros, ¡preservaos del mundo!, os lo dice vuestra madre que os quiere.
    Que hablen los muertos.

  3. Raul Ibañez Martinez dice:

    ESTO ES COJONUDO, YO NO QUIERO MORIRME
    Da la impresión de que se hayan puesto de acuerdo, ¡es increíble! Primero una noticia, luego otra y otra, todas del mismo tenor literal, con el mismo mensaje, ¡parece un milagro!.
    Recién levantado de la cama, para hacer menos rutinario el aseo diario conecto las noticias de la radio y escuchen, escuchen lo que oían mis oídos:
    Su Santidad en Papa manifiesta que en los últimos tiempos ha estado volcado en tareas de evangelización. Confiesa su distracción sobre los problemas que afectan a sus hijos más cercanos. Acaba de enterarse que la crisis económica del mundo mundial, la están pagando los más pobres y ¡eso si que no!. No está dispuesto a consentirlo y a tal fin a convocado un cónclave para denunciar esta injusticia, no permanecerá callado. Anuncia una próxima encíclica de carácter social, no la pone nombre.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    A continuación escucho que el parlamento europeo –los americanos son de otra manera- con todos los pronunciamientos a favor anuncia medidas para poner freno a los desmanes financieros.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Después se manifiesta en Presidente del Congreso que dice hablar en nombre propio y en nombre del Presidente de la Nación y Secretario General de su partido e insta, de forma enérgica – con cierto enojo, diría yo – a la cámara , prescindiendo de la creación de comisiones, a legislar de forma urgente y excepcional para derogar la Normativa Hipotecaria y Desahucios.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Sigue el Presidente del Poder Judicial dirigiéndose a los señores magistrados u jueces animándoles a dictar sentencias a favor de la dación en pago, en tanto en cuanto, no se cambie la legislación.
    Este oyente piensa: Esto es cojonudo, yo no quiero morirme.
    Sigo escuchando ahora al representante de la AEB – Asociación española de banca – que reconoce que la política bancaria debe de dar un giro de ciento ochenta grados…
    Este oyente, no pudo seguir escuchando, lo siento por ustedes no se van a enterarse de más, este oyente se emocionó, que les voy a decir, le pudo el sentimiento y pensó: ESTO ES COJONUDO, YO NO QUIERO MORIRME.
    Perdonen de nuevo, este oyente es muy emotivo.

  4. Raul Ibañez Martinez dice:

    OTROS TAMBIEN SUFREN JUNTO A LOS HIPOTECADOS, HOMBRO CON HOMBRO.
    Con todos mis respetos, consideración y cariño a Jon Sobrino:
    Apreciado y querido Jon, ya te han clavado en la cruz solo les falta atravesar tu costado con la lanza, esa que partirá tu corazón en dos.
    Ya sé, imagino que tres horas de agonía, de dolor de sufrimiento, con sed, soportando insultos y sin poder respirar tiene que ser terrible – “Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene nada le falta, solo Dios basta”-.
    Ya sé, imagino que tus fuerzas te empezaron a faltar mucho antes de clavarte en la cruz, empezaste a debilitarte en el Monte de los Olivos cuando sudaste sangre a la vista de tú pasión. No te justificaste ante Pilatos que no vio falta en ti, pero el Sanedrín le cogió por las pelotas, ó tú o él, por eso mandó azotarte y lo hicieron a conciencia, hasta llevarte al borde del colapso, a continuación te pusieron la corona de espinas y el manto púrpura y la caña en la mano a modo de burla, se ensañaron contigo –golpes, puñetazos, escupitajos- y arrancaron mechones de tu barba. Te condenaron y colgaron de tu cuerpo exhausto esa pesada cruz de madera, apenas seiscientos metros separaban la fortaleza del Gólgota, te habían quebrantado, no podías con esa carga y caíste de bruces siete veces, llegaste ya no te sostenías gracias a Simón de Cirene. Ya en el monte, después de los preparativos, te arrastraron y te quitaron la túnica pegada con sangra a tus heridas, ya sé, imagino que fue muy doloroso. A continuación te tumbaron de espaldas a la cruz y tú, manso, te dejaste hacer sin revolverte. Clavaron tus manos a la cruz, primero la derecha, antes de clavar la izquierda, tiraron del brazo con una cuerda, descoyuntando tu hombro hasta llegar a la marca que habían hecho en el madero, lo tenían todo bien medido. Luego clavaron tus pies y ahí estas, tus amigos sienten miedo y han ido a esconderse, solo tu madre, la mía, acompañada por las santas mujeres y del joven Juan, permanecen junto a ti, su amor puede más que su miedo.
    Solo falta, no creo, que Nuestro Padre te abandone. Ya otro, había se había inmolado, cargando con nuestro pecados. No le abandonó a El tampoco, el Inmaculado volvió la cara ante la atrocidad de los pecados que El Cordero cargó sobre sus espaldas, “se hizo pecado” en palabras de San Agustín.
    Aguanta Jon, y perdónales porque no saben lo que hacen.
    Tú amigo en Cristo.
    Raúl

  5. Raul Ibañez Martinez dice:

    Apoyemos, ayudemos todos con nuestro testimonio a la PAH -Plataforma de afectados por la Hipoteca-, hoy por ti mañana por mi.
    No permanezcais callados, no os hagais complices con vuestro silencio de esta injusticia. La sociedad entera debe de enterarse de esta atrocidad y condenarla.
    A vosotros los jovenes me dirijo: El futuro es vuestro, de vuestra actitud va a depender el mismo.
    A vosotros los padres, los abuelos: Que futuro deseais para vuestros hijos y nietos.
    Vamos a gritarles, todos: BASTA YA, BASTA YA JODER, BASTA YA.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 5

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.