El “felicismo” de Albert Casals

Jueves 4/04/2013, por Sita Ruiz

Esta es la historia de un niño que dicen que ya no es tan niño y que tenía ganas de ver el mundo. Un niño que eligió el camino de ser feliz.

«Hace dos años, en “El mundo sobre ruedas”, quise contaros la historia de un niño que tenía ganas de ver mundo y que se disponía a emprender la aventura más grande que había vivido jamás. Ahora dicen que ya no soy tan niño (aunque sigo comportándome como tal) y no todo es como antes: he estudiado un año de Filosofía, he aceptado que también es posible vivir aventuras en compañía… y sigo decidido a no desaprovechar ni un solo instante de felicidad al día. Mis ganas de ver mundo también se han mantenido intactas y me han llevado a rodar por tres continentes más: América, África y Asia. Así, después de estos dos años de felicidad, de viajes y de nuevas experiencias he decidido que todo eso no podía quedar solo en mi recuerdo: ha llegado el momento de que volváis a saber de aquel chico loco de cabellos azules y silla de ruedas al que espero que no hayáis olvidado»

Portada de Sin fronteras, de Albert Casals

Así habla de sí mismo el propio Albert Casals en su último libro “Sin fronteras” (2011) pues ya publicó anteriormente “El mundo sobre ruedas” (2009) donde narraba algunas de sus increíbles aventuras viajando por medio mundo acompañado de su inseparable silla de ruedas y prácticamente sin dinero.

Cuando el año pasado descubrí su fascinante historia no solo me sentí atraída por su pasión por viajar o su afán de superación y crecimiento personal sino, sobre todo, por su envidiable fortaleza, optimismo, voluntad y esa capacidad innata para hacer realidad sus sueños por encima de cualquier tipo de limitación, adversidad o dificultad física o mental. La vida de Albert es de esas vidas que regalan una buena lección vital y dosis contagiosas de vivir intensa y apasionadamente.

No puede andar desde los 8 años a causa de una leucemia pero él lo tuvo claro, eligió el camino de ser feliz. De hecho suele decir que practica el “Felicismo” ya que hace todo aquello que le colma de felicidad intentando aprender y ver el lado positivo de todas sus experiencias, sean del tipo que sea. Su sonrisa se ha convertido en la mejor de las banderas de este alegre y entusiasta catalán que empezó con la “fiebre viajera” a los 14 años y hoy, con 22 años, ha visitado y conocido más de 50 países. Suele ir ligero de equipaje, mochila, un par de mudas, tienda de campaña y algunas cosas básicas, entre las que no encontraremos un teléfono móvil. Se mueve en autoestop, no tiene problemas para dormir en cualquier sitio y asegura que lo que más le apasiona de viajar son las personas, las gentes con las que se cruza más allá de paisajes o monumentos.

Seguramente, muchos hayáis oído hablar de este peculiar trotamundos por el reciente estreno en los cines de Món Petit (Mundo Pequeño)”, un documental protagonizado por él y su pareja Anna Socias. El filme recoge parte del viaje de casi 8 meses de duración, por tierra y mar, que les llevó en 2010 desde Barcelona a Nueva Zelanda. Nada más y nada menos que unos 30.000 Km en los que viajaron solos, acompañados por un pequeña camara con la que iban grabando.

Marcel Barrena, director y responsable de este proyecto con el cual ya ha cosechado importantes premios y reconocimientos internacionales, cuenta que fue un proceso complicado e intenso cuya preparación, logística y duración se alargó en el tiempo. Món Petit es la historia de Albert y Anna, es un gran viaje y una profunda y conmovedora historia de amor con mayúsculas que va más allá del amor de pareja o el de la familia, es un canto hacia la libertad, el respeto, el compartir y la vida en su conjunto.

Hace meses, entre la comunidad viajera, el tráiler oficial empezó a circular y difundirse como la espuma. Frescura, cercanía, valentía, un cierto toque mágico, pero sobre todo, autenticidad y un valor muy positivo y universal acerca de lo importante que es confiar en uno mismo para dar forma, crear y materializar nuestros sueños.

Termino con este bonito mensaje de Albert:

“Cuando haces lo que de verdad quieres, el universo entero conspira a tu favor. Mira alrededor y decide, tú puedes elegir vivir triste o contento. ELIJO LA FELICIDAD. No veo entre nosotros razones para ser infeliz”

Este artículo se publicó originalmente en el blog de Sita Ruiz el 21 de marzo de 2013.


3 comentarios a “El “felicismo” de Albert Casals”

Subir
  1. mariona dice:

    ola albert,
    tinc 12 anys i m’agradaria preguntar-te si els teus pares et van deixar anar a fer una volta al mon???

    wenu un petonet molt gran per tu albert.
    adeuuu
    :)

  2. albert, a pesar de k los catalanes no me caen nada bien , contigo tengo k dar mi brazo a torcer y reconocer k tienes unos guevos tan grandes como los de los avestruzes. ojala y hubiesen muchos catalanes como tu , es mas , muchos españoles como tu.y voy mas alla, muchos humanos como tu. lastima que el paletismo , el arraigo y la ignorancia tengan esclavizados a la mayoria de la humanidad. la gente es muy cobarde y por saber k cuando lleguen a casa tendran un plato de comida en la mesa abandonan toda posibilidad de aventura y se vuelven esclavos de si mismos y de sus miedos. k pena ser tan cobardes y cuantas cosas bellas se pierden. bueno mi enhorabuena y mis respetos por ser como eres. adelante chaval

  3. Maite dice:

    Con 18 años estuve un mes x Europa sin dinero, con 25 años 3 meses en sudamerica. En medio muchos viajes con amig@s y posteriormente con mi pareja (con la q disfruto viajando). Me encanta viajar. Sigo siendo feliz, pero echo de menos esos viajes. Ahora estoy recuperando un daño cerebral y llevo un año en silla de ruedas. No quiero muletas… No tengo tu valor, ni tu pasion, ni 20años sino 36, pero me has recordado lo que soy: FELIZ. ¡gracias!


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 3

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.