Estrés de armario: ¿comprar o simplificar?

Jueves 15/09/2011, por Valentina Thörner da Cruz

Quién no conoce el dilema: frente a un armario lleno de ropa tienes la sensación de no tener nada que ponerte. Y justo ahora tu prenda favorita está en la cesta de ropa sucia y no te puede salvar.

Esta sensación de impotencia no está restringida a las mujeres. Las exigencias de una sociedad basada en el consumismo también afectan a los hombres. Intentando gustar a no se sabe bien quién, decides comprarte algo cuanto antes.

Perchas en un armario, dos de ellas apartadas del resto

Perchas, por Andrew Morrell

Comprar ropa para resolver todos los problemas

Es la solución más fácil y más extendida: ir de compras para encontrar alguna ganga que pueda paliar el dilema del armario “sin ropa”. La lógica es que, al tener más prendas para elegir, será más fácil encontrar la combinación perfecta. De paso podrás presumir de una nueva camisa o una nueva falda frente a tus compañeros de trabajo y así cumplir el importante ritual de la vida social. Pero si has seguido a esta estrategia desde hace años, ¿por qué sigues pensando que no tienes nada que ponerte?

¿Cuánto “bienestar” tienes en tu armario?

La pregunta no es cuántas prendas tienes, sino cuántas prendas utilizas. Se estima que la mayoría de las personas no utiliza ni la mitad de lo que tiene. Es tan fácil conseguir una nueva prenda como difícil deshacerse de lo que ya no utilizas. Al final acabas comprando una prenda muy similar a otra que ni recordabas que yacía debajo de tu ropa de diario.

Cuando tu armario empieza a generarte estrés, es hora de cambiar. Y, como un problema no se puede resolver repitiendo la misma estrategia una y otra vez, quizás estás listo para un nuevo enfoque: simplifica el contenido de tu armario, analiza lo que tienes, concéntrate en lo que te queda bien.

¿Por qué compras lo que compras?

El ingrediente clave para reconquistar tu armario está en tu relación con la ropa. ¿Por qué compras lo que compras? ¿A quién quieres impresionar? ¿Qué objetivo quieres conseguir? Quizás quieres impresionar tu pareja. O tal vez aspiras a una promoción laboral. O tal vez la prenda simplemente te recuerda a una situación en la que te sentiste bien. Si consigues descifrar los sueños que se esconden detrás de tus compras, entonces ya no hará falta la compra. Podrás ir directamente a por el objetivo.

¿Cómo simplificar el armario?

Saca todas tus prendas del armario y míralas una por una. ¿Te acuerdas de la última vez que te lo pusiste? ¿Qué tal te sentiste? Quédate tan solo con las prendas que utilizas regularmente y que además te hacen sentir bien. Las prendas que no pasan este test, las puedes donar o intercambiar. La ropa que te hace dudar la puedes guardar en un lugar apartado de tu vista. Si después de dos o tres meses sigues sin echarlo de menos, entonces deshazte del contenido de la caja. Puedes inspirarte en el Proyecto 333 para empezar, o descargarte el manual “armario minimalista” para empezar con el trabajo.

Colores, estilo y “entra uno sale uno”

Una vez que hayas simplificado el armario, el reto será mantener el orden. Conocer todo lo que está en tu armario te ayudará cuando vayas de compras. Si no combina con lo que ya tienes, no lo aceptes en tu hogar. Si tienes la menor duda sobre si llevarte una prenda o no, no la compres. Siempre podrás volver una semana después. Y, cada vez que compres una nueva prenda: otra prenda tendrá que salir de tu casa. De esta forma irás mejorando tu estilo y la calidad de tu armario. Sin que te des cuenta ganaras en tranquilidad y elegancia.

¿Cuándo empezarás a simplificar lo que tienes?


2 comentarios a “Estrés de armario: ¿comprar o simplificar?”

Subir
  1. sandra Iglesias Ussel dice:

    Hola me llamo Sandra, me ha gustsado mucho el articulo pero lo q mas me ha gustado son las perchas, me podrias decir de donde son, donde las puedo comprar, gracias

  2. Noelia dice:

    El comentario de sandra parece una burla jajajjajja, eu me gustó el articula gracias por concientizar :3


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 2

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.