¿Espacios vacíos? No. ¡Paisajes!

Viernes 14/06/2013, por Patricio de Blas (32 artículos)

He tenido la fortuna de asistir, en estos últimos días, a dos llamadas de atención sobre las consecuencias irreversibles de los atentados que se vienen cometiendo contra el paisaje -natural, rural y urbano-, ante nuestra indiferencia o impotencia para detenerlos.

El 21 de mayo, en el Círculo de Bellas Artes, precisamente bajo el lema que preside estas líneas, un grupo de geógrafos ilustraba los desastres ocasionados por la fiebre constructora que hemos padecido. Elijo dos ejemplos que lo ilustran.

Fotografía de una carretera española. Entramos desde Francia. Desolador: todo obras

Uno. Fotografía de Eduardo Martínez de Pisón, tomada al entrar en España por una -¿cualquiera?- carretera del Pirineo viniendo desde Francia, expresión del contraste brutal en la consideración del paisaje a ambos lados de la raya fronteriza: bosques originarios y prados a un lado –el bueno-; excavadoras, grúas y otros ingenios en acción devastadora al otro –el nuestro-. Del lado francés, respeto al paisaje, y a los modos de vida tradicionales que mantienen su vigencia, como patrimonio recibido que se debe transmitir a las generaciones siguientes; del lado español, el espacio concebido como un vacío que está ahí para modelarlo a instancia y capricho de los intereses particulares (urbanísticos generalmente) en beneficio exclusivo e inmediato de quienes puedan comprarlos.

Imágenes de las ruinas modernas. Enormes construcciones en medio de la nada.

Dos. Imágenes de las “ruinas modernas” (exposición reciente en la Fundación ICO), o proyectos abandonados por todo el espacio español que la arquitecta alemana afincada en Barcelona Julia Schulz-Dornburg ha inventariado con rigor germano y con el dolor y la ira de una enamorada de la naturaleza. “Arquitectos 007 con licencia para crear paisajes” han alfombrado la península de urbanizaciones fabricadas en serie, ajenas por completo a los paisajes en los que se incrustaban, para inmobiliarias que ofrecían el señuelo de una vida sin pesares “en contacto con la naturaleza”. Obras fracasadas, como los sueños de promotores y compradores, metáfora de nuestra locura.

Otro escenario. El 28 de mayo, Valentín Cabero Diéguez, Catedrático de Geografía de la Universidad de Salamanca, daba una lección magistral en la casa de León en Madrid, una documentada llamada de atención sobre la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local que, al menos a este jubilado, le estaba pasando desapercibida en sus aspectos esenciales.

Sí, había oído y leído sobre reducción de municipios, la posible supresión de las decimonónicas Diputaciones provinciales y la limitación de salarios a los concejales. Pero no. Bajo la advocación de principios como racionalización o sostenibilidad, que adquieren cada día connotaciones más siniestras, lo que de verdad se cuece es una nueva ordenación del territorio, hecha con criterios puramente administrativos, que alterará profundamente la vida de pequeños municipios, comarcas y comunidades enteras, como la de Castilla-León. Se fijará un coste estándar de los servicios que proporcionan los ayuntamientos y se retirarán las competencias para prestarlos a los municipios que superen ese coste. Unidades administrativas de nuevo cuño se harán cargo de esos servicios para prestarlos a agrupaciones de más de 20.000 habitantes. Adivinen quién se encargará de suministrarlos, y qué será de los bienes comunales, de los hábitos y redes sociales establecidos desde antiguo, de solidaridades acrisoladas por el tiempo.

Termino. En este pandemónium en que se ha convertido nuestra vida social, pendientes de las reformas, declaraciones, recortes y medidas del día, corremos el peligro de perder la orientación y no saber hacia dónde nos conducen. Por eso, propongo a los amigos de Vida sencilla prestar más atención a los geógrafos, esos profesionales que analizan la evolución de los elementos físicos y humanos que configuran el paisaje. Tal vez nos ayuden a percibir la melodía de este aparente desconcierto.


Este artículo todavía no tiene comentarios.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+
Patricio de Blas
Patricio de Blas
Profesor jubilado

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.