Esfuerzo con ligereza

Este punto es esencial: la atención plena o mindfulness amarra la mente al presente. Inicialmente, esto supone un esfuerzo, pero este esfuerzo se aplica con ligereza. Es como lavarse los dientes: te cepillas, te distraes, vuelves a cepillarte… Volviendo con suavidad al momento presente, la mente se calma, y todo parece factible.

Pema Chödrön

Martes 3/04/2012

Este artículo todavía no tiene comentarios.


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.