El Mundial que no se ve

Jueves 8/07/2010, por Vida Sencilla (577 artículos)

La alegría por la victoria de España frente a Alemania no debería impedirnos ser conscientes de que la Sudáfrica que acoge el Mundial es “un país dividido y con fuertes contradicciones sociales, y en el que los beneficios del evento serán para una pequeña minoría, empezando por las grandes firmas del sector de la construcción”.

Es lo que denuncian Josep María Antentas y Esther Vivas en el artículo que recomendamos hoy: El Mundial de las desigualdades.

Portero de fútbol parando un balón con el símbolo igual tachado

Cuando toda la atención pública está centrada en los aspectos más llamativos del mundial, es importante recordar que el gasto para este encuentro equivale a todo lo invertido en los últimos diez años en vivienda pública.

Por otra parte, Antentas y Vivas nos recuerdan que la sociedad surafricana ha evolucionado desde el apartheid racial al apartheid de clase, en el que los cambios políticos acontecidos después del fin del régimen racista no han ido acompañados de cambios sustanciales en el terreno material y de los derechos sociales.

Para saber más:

Sudáfrica: ¿sólo futbol? ¡Mira más allá del balón!, por Jordi de Miguel.


2 comentarios a “El Mundial que no se ve”

Subir
  1. Alejandro M. Masedo dice:

    Es que no hay evento feliz que se libre: detrás de las grandes euforias y alegrías tenemos un montón de basura esperándonos. ¿Qué podemos hacer?

  2. Tomasin dice:

    Recordad el mundial de Argentina 78, sino recuerdo mal estaba en el poder Videla y sus secuaces, además uno de estos secuaces mal nacidos tenía y tiene una hija que ¿ curiosidades del destino ? su hija se caso con un principe holandes y verá la final del mundial en el estadio …una tal zorrabieta o algo así….
    ¡ los tiempos no cambian tanto !


Hacer un comentario

Subir

Si entras con tu cuenta es aún más fácil: | Iniciar sesión


+ 2

Si conectas, colabora

Síguenos en Facebook RSS

Contamos contigo

Necesitamos el apoyo de nuestros lectores. Puedes colaborar económicamente o enviando contenidos (textos o material gráfico) acordes con la línea editorial de Vida Sencilla. Las sugerencias siempre serán bienvenidas.